Este afluente del Tajo, de apenas medio centenar de kilómetros, es el principal causante de la fauna y flora de la zona, ya que en su entorno se amontonas multitud de especies de animales y plantas tan característicos de estos parajes.

Las orillas de este río, que baña poblaciones como los Navalucillos, Navahermosa, y Villarejo de Montalbán, son idóneas para disfrutar de la naturaleza dando interesantes paseos. En algunas zonas incluso existen áreas preparadas para que los más pequeños puedan divertirse.

A lo largo de su recorrido podemos disfrutar también de varias charcas naturales en las que en las épocas de más calor acuden a refrescarse los animales autóctonos.

 

Río Cedena