Category

Rutas

Al Chorro y al Rocigalgo, Casa Rural

El Chorro, la Chorrera y el Rocigalgo 2> By | Entorno, Noticias, Rutas

En el Parque Nacional de Cabañeros, en las inmediaciones del municipio de los Navalucillos, seguiremos por la carretera de Robledo del Buey hasta el kilómetro 16 (a unos 10 kmts. del pueblo), en donde encontraremos un camino de tierra por el que podemos bajar con el coche (si es todo terreno mejor, aunque con un turismo también es transitable). En apenas cinco minutos llegaremos junto al río Pusa, en donde hay un merendero e instalaciones apropiadas para pasar un buen día de campo si las necesitamos. Dejamos esto a la derecha, cogiendo el camino que parte hacia la izquierda, y en apenas otros cinco minutos llegamos al inicio de nuestra ruta, que ya sólo podremos realizar a pie.

Nos recibe un pequeño aparcamiento en donde podemos dejar nuestro vehículo, y una caseta de madera, en donde nos facilitarán información sobre las posibles rutas y un plano de la zona. Según nuestra preparación y nuestras ganas podemos elegir entre tres rutas posibles:

  • Ruta hasta el Chorro.
  • Ruta hasta la Chorrera Chica
  • Ruta hasta el Rocigalgo

 

Si hacemos la ruta hasta el Chorro el trayecto de ida de unos cuatro kilómetros lo realizaremos en unas dos horas con unos doscientos metros de desnivel. El recorrido no es demasiado complicado como comprobaremos al cruzarnos con bastantes caminantes, incluidas habituales familias con niños pequeños, por un camino bien marcado y con pequeñas zonas más estrechas. La recompensa del final la tendremos al llegar a una bella cascada.

La ruta hasta la Chorrera Chica es de kilómetro y medio más, y ampliará el tiempo del recorrido en unos cuarenta y cinco minutos para ascender otro centenar de metros de desnivel. El camino se hace algo más dificultoso en algunos tramos, que puede complicarse en época de lluvias al hacerse más resbaladizo el terreno. En esta ruta descubriremos cornisas utilizadas por los pastores para resguardarse junto al ganado, y disfrutaremos de unas magníficas vistas del valle.

Si finalmente nos atrevemos a continuar la ruta hasta el Rocigalgo nos esperan cuatro kilómetros y medio más, que concluiremos en un tiempo total aproximado de cuatro horas desde el punto de partida, y un desnivel de 700 metros. El Rocigalgo, con 1448 metros, es el pico más alto de los Montes de Toledo, y llegaremos hasta él siguiendo las márgenes del río pobladas por brezos y robles. Una vez coronado el pico podremos disfrutar de unas maravillosas vistas de parte del Parque Nacional de Cabañeros.

El camino de vuelta lo haremos en sentido inverso a lo andado.

Una ruta ideal para pasar un día disfrutando de la naturaleza, haciendo ejercicio moderado y disfrutar de la compañía de amigos o familia. No olvides llevarte ropa cómoda, calzado adecuado, e ir provisto de bebida y algo para reponer fuerzas.

 

Barrancas de Burujon

Visigoda y natural, la comarca de la Jara espera en Toledo 2> By | Noticias, Rutas

Los Montes de Toledo y la comarca de la Jara ofrecen un hermoso paisaje. Desde la solemne soledad de un paraje desierto a los pequeños núcleos urbanos que salpican las laderas. La Jara limita con los Montes de Toledo y la sierra de Altamira.

Barrancas de Burujón Tras pasar por la Puebla de Montalbán y el pantano de Castrejón se alcanzan estas barrancas, cárcavas lamidas por el agua. Entre desfiladeros y tierras rojizas, no hay sin embargo caminos que permitan explorar estas prodigiosas aristas. Hay que mirar y asombrarse.

Melque Al verlo ya aparece de forma repentina el castillo de San Martín de Montalbán. Construido por los templarios tras la reconquista del rey Alfonso VII de Castilla, esta fantástica fortificación tiene un perímetro de 700 metros. El visitante pasa de la altitud de sus arcos de entrada a su laberíntico interior y, ya desde el patio de armas, se tiene una espléndida visión del conjunto. Desde la fachada norte del castillo se disfruta de una espléndida panorámica del barranco del río Torcón.

Más allá del castillo hay que ver la iglesia visigótica de Santa María de Melque, del siglo VII, que formó parte de un monasterio que fue expoliado. Incluye elementos mozárabes y una torre que militariza el conjunto.

La Jara cuenta con numerosos vestigios visigodos, en excelente estado de conservación. De ahí que junto a la iglesia de Melque se haya instalado un centro de interpretación de la cultura visigoda. Para los que quieran más está el Museo de Arte Visigodo, ubicado en la localidad de Arisgotas.

San Pablo de los Montes Es un sencillo pueblo, paradigma de la arquitectura serrana y está a solo un kilómetro del cerro de Mora. Allí se hallan las ruinas de un antiguo monasterio y muy cerca de éste, la ermita de la Fuensanta. Más arriba, los saludables baños del Robledillo.

Fuente

 

Barrancas de Burujon
Turismo Rural Cabañeros

Rondando Cabañeros, por caminos de caballeros templarios 2> By | Noticias, Rutas

Situado en una gran finca de las provincias de Ciudad Real y Toledo, el Parque Nacional de Cabañeros es uno de los 14 parques nacionales que existen en España. Con una extensión de unas quince mil hectáreas (150 km2), es también Zona de Especial Protección para Aves (ZEPA) y Lugar de Importancia Comunitaria (LIC).

El parque es un auténtico refugio de venados, jabalís, corzos y de una de las más importantes colonias de buitre negro que existen en Europa. Es también refugio de las amenazadas águilas perdiceras y del búho real. Avistarlos no resulta complicado si lo hacemos con un guía, cuya compañía es obligada al tratarse de una zona protegida.

Sin embargo, el circuito se puede realizar de múltiples maneras: caminando por las sendas, en 4×4 e incluso alquilando un kayak para navegar por las tranquilas aguas del embalse del río Bullaque. En Los Cabozos nos espera un híbrido de encina y alcornoque que mide 18 metros.

Antes, en Pueblo Nuevo del Bullaque, se encuentra la Casa Palillos, un antiguo granero convertido hoy en un museo que se centra en los valores naturales de Cabañeros. Es además el punto de partida de las visitas guiadas.

Después de disfrutar del Parque de Cabañeros, vale la pena dar una vuelta por los pueblos que lo rodean. Estos pueblos guardan curiosidades como el híbrido de encina y alcornoque que encontramos en Los Cabozos, a dos kilómetros de Santa Quiteria. Mide 18 metros y es famoso por sus propiedades curativas.

En este punto recorremos caminos que, en su día, pisaron los caballeros templarios. Cruzando ya a la provincia de Toledo es visita obligada, a su vez, el Castillo de Montalbán y la Iglesia de Santa María de Melque. Ambos edificios, especialmente el castillo, se relacionan con estos caballeros del siglo XI, aunque toda la zona ya era conocida por los visigodos y los romanos. Estos últimos tenían minas y lavaderos de mineral en estas tierras.

Fuente

 

Turismo Rural Cabañeros
San Pablo de los Montes

Ruta por el Toledo más natural 2> By | Noticias, Rutas

Los Montes de Toledo y la comarca de la Jara se relajan y escarpan para ofrecer a propios y extraños no sólo un hermoso paisaje, sino un desafío. Las recompensas al esfuerzo invertido en las rutas naturales de Toledo, se encuentran por doquier. Desde la solemne soledad de un paraje desierto a los pequeños núcleos urbanos que salpican las laderas.

Al salir de la capital de la provincia de Toledo, dejando atrás su abigarrada monumentalidad, su profuso legado arquitectónico y el palpitar de sus calles, al visitante le embarga la placentera sensación de viajar hacia ninguna parte. Esa inigualable sensación, en plena naturaleza, sólo se desvanece cuando, como por arte de magia, pequeños núcleos urbanos aparecen en el horizonte.

Los parajes de Toledo invitan a buscar el tesoro o a encontrarse a uno mismo en la serenidad. La Jara limita con los Montes de Toledo y la sierra de Altamira. La linde oriental de la comarca es el río Pusa. Todo itinerario que pueda emprenderse entre los vértices, es enriquecedor.

Las barrancas de Burujón

Desde la Puebla de Montalbán se accede al pantano de Castrejón y desde él, a las barrancas de Burujón. La tierra rojiza y los desfiladeros que se precipitan sobre las aguas del Tajo conforman el paisaje típico de las barrancas de Burujón, cárcavas lamidas por el agua. Y más allá de los recortes rocosos, el cielo azul cuyo color compite en intensidad con el del agua.

No existen caminos que permitan explorar estas prodigiosas aristas de la naturaleza, cubiertas de una vegetación rala. El visitante deberá aceptar su derrota o admitir la supremacía de la naturaleza y contentarse –que no es poco– con observar el fenómeno desde la distancia.

Al otro lado del embalse crecen los matojos del carrizal, ecosistema que ampara la presencia de gran cantidad de aves, entre ellas garzas, cormoranes y gaviotas reidoras. Merece la pena desafiar el clima extremo característico de la región para observar en invierno con detenimiento las variadas comunidades de aves migratorias que acoge el entorno.

Melque, tras los pasos de los visigodos

La comarca de Jara cuenta con numerosos vestigios visigodos, en excelente estado de conservación en muchos casos y en otros tantos, restaurados con mimo y esmero.

A unos quince kilómetros de la localidad de Menasalbas se encuentra Melque. El enclave sobresalta al visitante en el primer contacto. Ya desde la carretera aparece a mano derecha y de forma repentina el castillo de San Martín de Montalbán, una fantástica fortificación con un perímetro de 700 metros repleta de guiños templarios, sus constructores tras la reconquista del rey Alfonso VII de Castilla.

Impacta la majestuosa altitud de sus arcos de entrada. Su laberíntico interior, repleto de recovecos y pasillos, alimenta la leyenda y desata la imaginación. Como un hecho inevitable, el visitante atisba a ver el devenir de monjes y caballeros templarios recorriendo sus pasadizos.

Muy al estilo de los nobles caballeros del Temple, dos de las torres de la fortificación tienen formas pentagonales, forma geométrica vinculada al pentagrama estrellado que a su vez Dos de las torres tiene formas pentagonales, forma geométrica vinculada al sellón de Salomón o pentagrama estrellado. Desde el patio interior de armas se obtiene una espléndida visión del conjunto, sólo comparable a la panorámica del barranco del río Torcón que puede admirarse desde la fachada norte del castillo.

A apenas un kilómetro y medio más allá por la carretera dirección a San Martín se encuentra la iglesia visigótica de Santa María de Melque, del siglo VII, templo que formaba parte de un monasterio que fue expoliado. La invasión árabe conllevó la inclusión de elementos mozárabes, así como la adhesión de una torre que militariza el conjunto.

Junto a la iglesia se ha instalado un centro de interpretación que nos ofrece todo tipo de información de la cultura visigoda que complementa la visita. Si se desea profundizar en la cultura visigoda de la provincia, es recomendable realizar una visita al Museo de Arte Visigodo ubicado en la localidad de Arisgotas.

San Pablo de los Montes

El municipio de San Pablo de los Montes es el enclave urbanizado más alto de los Montes de Toledo. Encantador y sencillo pueblo paradigma de la arquitectura serrana está ubicado a apenas un kilómetro del cerro de Mora, donde se hallan las ruinas de un antiguo monasterio y muy cerca de éste, la ermita de la Fuensanta. Montaña arriba, se encuentran los baños del Robledillo, cuyas bondades son legendarias en el entorno.

Fuente

 

San Pablo de los Montes
Castillo de Orgaz

Paseo medieval entre castillos al sur de Toledo 2> By | Noticias, Rutas

España es el mejor país para los amantes de los castillos, pues el número de los conservados y su variedad artística, histórica y cronológica es enorme. Todavía perduran en nuestro país una buena colección de ruinas y castillos en aceptable estado que conservan casi por completo su estructura medieval pura. Una buena ruta para visitar algunos de estos castillos, si disponemos de un fin de semana largo, discurre por la provincia de Toledo.

Los consejos gastronómicos a tener en cuenta en este viaje son: disfrutar del queso manchego ( con denominación de origen), comer la humilde, pero riquísima, morcilla toledana, el queso de cabra, los jamones, el cordero manchego, los salchichones y los numerosos platos de caza. No olvidemos que estamos en la mayor reserva cinegética de España: los Montes de Toledo. La bollería y la repostería son excelentes, teniendo en los mazapanes su gran joya.

Partiendo de la ciudad, cuya visita se puede dejar para el final del viaje, por la N-401 en dirección a Ciudad Real nos encontramos:

Almonacid de Toledo , cuyo castillo, situado sobre un cerro, fue uno de los más fuertes de la Marca Media en la región de Toledo.

Mascaraque , cuyo origen se remonta a los tiempos de la dominación árabe, época en que se construyó el castillo que sería luego del comunero Juan de Padilla, pasando después a los duques de Abrantes.

Continuamos camino hasta la cercana Mora, villa circundada por millón y medio de olivos que a un kilómetro de la población, sobre un cerro en la carretera que lleva a Tembleque, conserva los restos del Castillo de Peñas Negras. Mora sigue manteniendo viva la tradición artesana. Podemos visitar un curioso taller donde se fabrican cencerros y otro dedicado a la fabricación de alfombras.

Nos dirigimos por la N-400 a Consuegra , desviándonos previamente a visitar la pequeña población de Manzaneque que conserva un castillo edificado en el siglo XV. Después de recorrer 25 kilómetros llegamos a Consuegra, importante población de la Mancha toledana de origen romano. Está dominada por el Monte Calderico en el que se alza una típica crestería manchega con los molinos de viento y el castillo. Desde aquí podemos contemplar un bello panorama de la Mancha y una interesante perspectiva del conjunto urbano.

Si vamos el último fin de semana de octubre, podremos ver la Fiesta de la Rosa del Azafrán, con concursos de monda de la flor que «nace al salir el sol y muere al caer la tarde». Podemos degustar y comprar aquí cuatro productos con Denominación de Origen: el azafrán, el queso, el aceite y el vino.

En Los Yébenes nos encontramos con dos iglesias del siglo XVI, una, renacentista dedicada a Santa María y la otra a San Juan Bautista. En la sierra de Los Yébenes existe un abrigo con pinturas rupestres. Desde lo alto de la sierra podremos divisar una de las más espectaculares panorámicas de toda la zona.

Proseguiremos camino hacia Orgaz , importante villa agrícola y ganadera situada en una llanura. Su fundación es muy antigua. Tras la conquista cristiana su primer señor fue el Cid Campeador, siendo villa natal de su esposa doña Ximena. La visita la podemos seguir por la Plaza Mayor, que es el típico ejemplo de las plazas con soportales de los pueblos toledanos y en la que podemos degustar la rica gastronomía de esta zona.

Nos dirigiremos a Arisgotas, donde podremos observar un gran número de restos visigodos labrados impostados en los muros de algunas viviendas De camino hacia Sonseca, encontramos la llamada Torre Tolanca que son los restos de una atalaya

Llegamos a Sonseca , población que cuenta con una importante industria de muebles y famosa por la exquisitez de sus dulces y mazapanes.

Saliendo de la población, en dirección a Toledo, a la izquierda, tomaremos la carretera CM-410, atravesaremos Mazarambroz, población de origen medieval, nombre procedente de la finca o alquería árabe denominada Molino de Amrus.

El siguiente pueblo es Cuerva, típica población de las estribaciones de los Montes de Toledo. El castillo que hoy conserva es de los siglos XV-XVI.

Muy próxima, la imponente villa de Las Ventas con Peña Aguilera , paraíso de cazadores. El pueblo se encuentra en las estribaciones del cerro Peña Aguilera. Podemos subir andando a la cumbre donde se encuentra la Ermita de Ntra. Sra. del Águila. Desde aquí tenemos una magnífica vista de la Sierra del Castañar y de la Meseta Cristalina. Tanto la gastronomía como la artesanía del cuero giran en torno a la caza.

A tan sólo 11 kilómetros, atravesando un bello paisaje, se encuentra San Pablo de los Montes, el núcleo de población habitado más alto de los Montes de Toledo (908 m), típico pueblo de los montes con un urbanismo adaptado al terreno, de calles empinadas y traza irregular.

La siguiente localidad es Menasalbas, población de origen romano como atestiguan los restos arqueológicos que en él se han encontrado. Muy cerca de la población podemos visitar el Embalse del Torcón, donde se puede practicar la pesca.

Llegamos a San Martín de Montalbán , cuyo interés principal se centra en los dos singulares monumentos de su término municipal: Santa María de Melque y el Castillo de Montalbán. A pocos kilómetros, en dirección a La Puebla de Montalbán nos encontramos con un cruce de caminos; el que sale a la izquierda nos lleva al Castillo de Montalbán (en una finca privada), construido por los caballeros templarios, sobre uno de origen musulmán. El camino de la derecha nos lleva a la iglesia de Santa María de Melque . La iglesia es una de las más subyugantes de España, tanto por sus características arquitectónicas como por su origen oscuro.

En La Puebla de Montalbán, nos encontramos una noble y antigua villa monumental En La Puebla de Montalbán, nos encontramos una noble y antigua villa monumental. Su larga historia ha dejado importantes vestigios, siendo algunos tan notables como su Plaza Mayor, o la Torre de San Miguel que es lo que queda de la antigua iglesia, construida en 1604. En esta villa nació Fernando de Rojas autor de La Celestina.

Tomamos la carretera que se dirige a Toledo y llegamos a Polán , donde, en el centro de la población, se conserva lo que debió ser un castillo de considerables dimensiones, obra del siglo XII con añadidos del XIV. Podemos acercarnos hasta la vecina Noez para ascender al pico del mismo nombre (1.034 m) entre jara, tomillo, cantueso y encinas para disfrutar de la mejor vista del territorio que estamos recorriendo.

Volvemos sobre nuestros pasos y llegamos a Guadamur donde, junto al casco urbano, se alza un importante Palacio Fortaleza (propiedad privada) del siglo XV, perfectamente habilitado y restaurado.

Terminaremos esta ruta en Toledo y como colofón de la Ruta de los Castillos vamos a detenernos a visitar tranquilamente esta ciudad museo que puede que sea la ciudad con más historia de España. Gozaremos de sus monumentos, y disfrutaremos callejeando en el barrio judío y en el medieval, compraremos artesanía en sus numerosas tiendas, degustaremos su variada gastronomía en infinidad de restaurantes o su magnífica repostería, sobre todo disfrutaremos con el mazapán, un exquisito dulce artesano.

Después de esta larga excursión, pernoctaremos en uno de los numerosos y excelentes hoteles. Un consejo, acérquense al Parador Nacional de Turismo, disfrutarán de una magnífica vista de esta Ciudad Imperial.

Fuente

 

Castillo de Orgaz